Canica

Recogido en junio de 2016.

Telmo tiene 3 años y 4 meses.

Villanueva de la cañada.

Esta canica tiene una historia interesante. Un día, después de recoger a Telmo del cole, en lugar de ir directo a la parada de autobús, Telmo me pidió ir un rato al parque. Allí fuimos, y jugamos durante un par de horas. Nos sentamos en el cesped y le conté una historia de piratas y tesoros que me inventé sobre la marcha. Luego recogimos unos frutos de un árbol, con aspecto de aceituna negra, probablemente, incipientes ciruelas. Telmo subido en mis hombros recoge los frutos y los lanza al charco de lluvia. Cogemos unos cuantos y los metemos en una bolsita de plástico, un paquete de clinex vacío y lo enterramos cuidadosamente al lado de unos arbustos con la intención de volver a buscarlos otro día. Al cabo de varias semanas volvemos al lugar de los hechos y escarbamos. Para nuestra sorpresa no había rastro del tesoro pero su lugar estaba ocupado por esta canica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *