28

Le nombro los días de la semana señalando cada uno con un dedo de la mano.

— ¿Cómo se llama éste? —pregunta señalándose el pulgar.
— ¿Domingo?
— ¡Sí! —los cuenta, uno por uno— Todos los dedos se quedan aquí, en casa, jugando con la mano.

Deja un comentario