98

—Hay que irse a la cama.
—¡Pero yo no quiero estar quieto! —dice Telmo muy enfadado—. ¡Pues ahora no soy tu amigo!¡y me voy a ir a otra casa con otros papás!

Una pausa.

—¡Y te voy a echar de menos! —Furioso, a modo de amenaza.

Deja un comentario