56

Para explicarle a Telmo los peligros de la lejía, saco un trapo de cocina y vierto unas gotas sobre él. Al cabo de un rato, el trapo muestra la quemadura de la lejía.

—Pero pobre trapo. Está triste.

Deja un comentario