44

—Cuidado, no te pinches con el tenedor.
— ¿Por qué?
—Porque el tenedor tiene pinchos. Te puedes pinchar en la boca. Mira, uno, dos y tres.
— Ah, muy bien. Tú sabes contar eso.

Deja un comentario